Pingüino mochilero

Relatos de viajes

Menu Close

Month: mayo 2011 (page 1 of 2)

Pingüino III

pingüino nadando

Vuelos a Sudamérica: volar a Buenos Aires y volver desde Bogotá

Cuando ya más o menos tenía pensada mi ruta que explicaba en un post anterior tenía que buscar la mejor manera para volar a Sudamérica y volver a Europa. Sin embargo por mucho que buscaba no encontraba lo que quería. Miraba también en foros y en blogs pero no encontraba nada interesante. Si iba a las páginas de buscadores de vuelos como Rumbo no encontraba información suficiente y tenía bastantes dudas en la cabeza por diferentes motivos:

  • No quería volver a Europa desde la misma ciudad a la que volaba. De hecho quiero acabar el viaje en la otra punta de Sudamérica por lo que los típicos vuelos de ida y vuelta a una ciudad no me servían.
  • Quería poder cambiar la fecha de regreso. Aunque tenga que reservar un avión quiero tener la posibilidad de retrasar la vuelta si consigo que el dinero me de para estar más tiempo.

En cualquier momento es más o menos fácil encontrar ofertas de vuelos, pero estas no me servían porque o bien tenía que ir y volver desde la misma ciudad o no podia cambiar la fecha de vuelta. Principalmente cuando los vuelos están de oferta ya no permiten las cancelaciones o los cambios. Si luego quieres cambiar la fecha ya no puedes tampoco. Si quieres volver desde otra ciudad ya no son vuelos de ida y vuelta son dos vuelos diferentesy al comprarlos solamente de ida ya no resultan tan económicos.

Al final opté por ir a una agencia. Me habían hablado muy bien de Sta Travel y de hecho me atendieron muy bien y me ofrecieron una buena combinación por un buen precio. Permite además comprar vuelos multidestinos y poder cambiar la fecha de varios vuelos que conforman el recorrido, cosa que buscadores de vuelos como eDreams no dejan. Sta Travel está en varios países pero no está en España por lo que no tienen servicio en español. De hecho es bastante famosa en el Reino Unido por las buenas ofertas que hacen a los que son estudiantes. Sin embargo igualmente se puede comprar vuelos por su página web en otros páises, con el problema de que el sitio no estará en castellano, eso sí.

Cuando  me dijeron el precio de los vuelos Berlín – Madrid – Buenos Aires y Bogotá – Madrid – Berlín me quedé un poco tieso porque no esperaba que fuera tan caro. Yo confiaba volar por unos 1.000 €. Sin embargo pregunté a algunos amigos sudamericanos que tengo aquí en Berlín y otros amigos que han viajado bastante alrededor del mundo y todos estuvieron de acuerdo en que era una buena oferta. La chica de la agencia me dijo que me tenía que dar prisa ya que los vuelos hacia Argentina se encarecían con bastante rapidez. Así que al final me decidí y por algo más de 1.000 € pero por algo menos de 1.500 € tengo billetes multidestino con posibilidad de cambiar las fechas.

La emoción que sentí al momento de comprar los billetes fue muy grande. Por fin había hecho el paso, ¡ya no había vuelta atrás!

Croacia II: Mostar y Hvar

Dubrovnik era solamente la primera etapa de nuestro viaje. Al día siguiente de haber pisado Montenegro cogíamos el coche en dirección norte pues nuestro recorrido iba a acabar en Zagreb, donde debíamos devolver el coche y cogeríamos el vuelo de vuelta a casa. Sin embargo, debido a la proximidad con Bosnia no nos pudimos resistir y fuimos a pasar el día en Mostar. La segunda ciudad más grande del país en cuanto a población se refiere.

Vista del puente de Mostar

Lamentablemente no teníamos mucho tiempo ya que esa misma tarde queríamos volver para Croacia y coger un ferry en Drvenik al final del día para pasar a la isla de Hvar. El centro de la ciudad muy turístico como era de esperar. Chocaba el contraste de los edificios restaurados con los otros que estaban destrozados de cuando la guerra. Es una pena que no pudieramos estar más, probablemente si hubieramos hecho noche habríamos podido ver la ciudad en algún momento no tan concurrido y pasear por algún barrio no tan turístico.

Esa misma tarde mi amigo cogió el coche (ya se había visto por la mañana que si era yo el que conducía nos iba a costar el doble de lo planeado llegar a los sitios) y pudimos coger un ferry a la isla de Hvar. Sin embargo ese ferry no nos llevaba al centro de la isla si no al extremo más sur. Por lo que al final no llegamos al camping hasta las tantas de la noche. La ventaja era que a la mañana siguiente ya nos despertábamos en nuestro próximo destino, que era el pueblo de Jelsa en la isla de Hvar.

La isla de Hvar es famosa por el lujo que ostentan muchos de sus turistas, hoteles y casas. Sin embargo es una isla grande y muy bella con un montón de opciones. Me quede sorprendido con lo bien cuidados que tienen los pueblos y la ausencia de grandes edificaciones o feas urbanizaciones como las hay en España (o si las hay yo no las vi). Nosotros en concreto nos alquilamos unas bicis y dimos una vuelta además de perdernos y coger caminos entre campos que no llegaban a ningún lado. La isla es importante por el cultivo de lavanda que luego se emplea principalmente para productos cosméticos.

Playa rocosa en Hvar

 

Puesta de sol en la playa

También pudimos ver la capital de la ilsa Hvar, de la cual nos escapamos en pequeños ferries hacia las pequeñas islas en frente de la costa. De nuevo uno puede estar prácticamente aislado en una playa rocosa, con aguas claras como no las había visto nunca y bucear como un pez más. Los dos únicos problemas eran la abundancia de erizos en todas las playas y que estábamos ya en la segunda semana de septiembre y el agua empezaba a estar ya un tanto fresca.

También hay que decir que en Jelsa estuvimos en el mejor camping de todos en los que nos alejamos, no solamente por la calidad de los servicios si no por el trato del personal. Desde luego un lugar al que volvería. El camping en concreto se llama Grevisce. La foto del atardecer es desde el camping.

Una muela no viajará conmigo

Muchos de mis amigos dicen que siempre tengo que tener todo planeado y que me organizo todo con mucha antelación. Es verdad, lo reconozco, de hecho algunas de las cosas que prentendo alcanzar con este viaje es ser una persona más espontánea. Y aunque todavía falta tiempo para irme estoy pensando siempre en todo lo que tengo que hacer antes y en que no me pille el toro. No solamente tener claro los seguros, los bancos, las vacunas, el material,etc si no hacerme una revisión médica para saber que estoy sano y asegurarme que no tenga ningún problema con los dintes.

Y es que últimamente he tenido algún problemilla con las muelas. No es nada demasiado grave pero es un latazo arrastrar un problema y pensar que luego cuando esté allí pueda tener problemas más serios. Tampoco me voy a extender con el tema porque no es que sea demasiado interesante pero hace unas semanas entre otras cosas mi amable nueva dentista me dijo que me tenía que sacar un diente. No es la muela del juicio, sino una muelaza en el medio de la boca.

Además hay que decir que  ir al dentista adquiere otra dimensión cuando tienes que ir en un país en el que no es el tuyo y más todavía cuando el alemán tiene que ser la lengua de comunicación. Cabe decir que yo me defiendo con el alemán y que me puedo entender con los médicos y los dentistas pero no siempre entiendo todo. Puedo entender si tengo caries o si hay problemas con un diente. Pero si es un problema que no tuve antes no puedo encontrar un sentido a lo que me dicen siempre. La semana pasada fui al dentista de nuevo pensando que me iba a sacar la caries y que lo de arrancarme el diente sería otro día, o que incluso se podía reconsiderar. Pero la dentista dijo que me había que sacarla cuanto antes. Así que nada, cuanto antes se haga antes me quito una preocupación más de por medio, es lo que pensé.

Imagino que será igual para todos, pero eso de no sentir dolor pero notar como el diente sale y roza con la encía da una grima inmensa. Tanta grima que me desmayé allí en la camilla. La dentista se llevó un gran susto, por lo que noté cuando volvi al estado de conciencia. Sólamente me había pasado esto una vez, un día que doné sangre en el hospital de Huesca (probablemente por el historial de anemia en mi familia). No me enviaron a la UCI de no ser porque la enfermerá batió su record de ostia reanimatoria más fuerte. Me dolió la mandíbula durante todo ese día.

Ahora tengo una buenca cuenca en la boca pero espero que así pueda andar sin problemas dentales durante el próximo año…

Croacia I: Dubrovnik y Kotor

Puesto que todavía faltan semanas para que pueda contar historias interesantes sobre mi viaje que es el motivo por el que he empezado el blog, voy a ir compartiendo también historias y fotos de viajes anteriores y lugares que he visitado. De esta manera escribiendo sobre viajes anteriores me entreno para lo que tenga que escribir más adelante.

Empiezo esta sección con un viaje a Croacia. A este viaje fui con un amigo que vive en España. Los dos volamos a Dubrovnik el mismo día y pasamos juntos 12 días por Croacia principalmente. Alquilamos un coche el segundo o tercer día (cuando empezamos a movernos fuera de nuestra primera ciudad) lo cual nos dio bastante autonomía para poder desplazarnos por el país. Según tengo entendido las comunicaciones en Croacia están bastante bien y hay muchos servicios de autobuses, pero tener un coche te da mucha más movilidad. Además nosotros íbamos a estar solamente doce días y sin el coche no habríamos podido ver todas las cosas que vimos.

Fue un viaje que combinó playa, montaña y ciudad. Nos alojamos en campings en la mayoría de los sitios, otra cosa que no podríamos haber hecho sin el coche ya que muchos se encontraban algo lejos aunque alguna noche también dormimos en algún hostal.

Vista del casco antiguo de Dubrovnik

Como he dicho nuestro viaje comenzó en Dubrovnik. Mi amigo voló desde Barcelona y yo lo hice desde Berlín con Easyjet (siempre viajo con esta compañía y siempre cruzo los dedos para que no pase nada). Para cuando llegué al camping mi amigo ya había montado la campaña y había estado tomando el sol en la playa. Nos alojamos en el camping Solitudo el cual no estaba mal y tenía un precio aceptable para lo que es el alojamiento en Dubrovnik. Eso sí, el ordenador con conexión a Internet que tienen en la recepción era muy lento.

Dubrovnik me pareció una mezcla de ciudad museo y ciudad de playa. Sin embargo se podía ver que había vida más allá de sus calles bonitas, tejados rojos y fortalezas. Uno podía por ejemplo comprarse sus cervezas y beberlas por la noche en el puerto sin que dijeran nada. De todas formas, para fiesta siempre está Berlín por lo que en este viaje buscaba otras cosas que aquí no tengo: mar y montaña.

En nuestro primer día de playa o mi primer día de playa mejor dicho fuimos a la isla de Lokrum. Un pequeño barco sale a menudo desde el puerto y en 10 ó 15 minutos ya estás en la isla. Las playas como en casi toda Croacia son de roca con suerte tienes una de piedrecitas, pero yo las prefiero así. No soy mucho de playa y me gusta más estar apartado en un rincon entre rocas y disfrutar de una paraje más solitario. La isla de Lokrum es un parque natural con ruinas, montañita y playa nudista entre otras (luego vimos que había bastantes por Croacia). Además tanto desde la montañita como desde el barco se disfruta de una bonita vista del casco antiguo de Dubrovnik.

Playa rocosa en Lokrum, Dubrovnik

Dubrovnik desde Lokrum

Nos habría gustado ir a la isla de Mljet pero las conexiones con ferry no eran tan buenas y al final perdíamos mucho tiempo. Sí que hicimos y es algo altamente recomendable pasar la frontera a Montenegro hasta el fiordo de Kotor. Mucho mejor claro si se dispone de coche (alrededor de una hora y media desde Dubrovnik) pero también es posible ir en autobús. Nosotros cogimos nuestro coche por primera vez el mismo día. Lo hicimos con Thrifty, una compañía que suele dar precios baratos aunque sus oficinas suelen estar en los aeropuertos y no en el centro de todas las ciudades.

Kotor es un pueblo que esta a orillas del fiordo más meridional de Europa. Lo bonito es recorrer la carretera que discurre por su orilla pero si uno tiene tiempo de parar en Kotor y no está muy cansado puede subir hasta las ruinas de la fortaleza que se encuentran sobre la ciudad. Allí las vistas son increíbles.

Vistas sobre el fiordo más meridional de Europa

Aunque he estado por menos de un día en Montenegro me llevé la impresión de que era gente tan amable como los croatas. Me extrañó que manejaran el euro y los precios que nos encontramos eran los mismos que en Croacia y casi que en España. Pero claro estábamos en un sitio muy turístico. Se nota que intentan que uno se quede con un buen recuerdo del lugar y no hay problema alguno para los turistas. De hecho en la aduana cuando ven que les vas a dar un pasaporte de la Unión Europea ni lo abren siquiera, te dejan pasar directamente.

Pingüinos Adelia y Barbijo

pingüino adelia

pingüino barbijo

Pingüino Adelia y pingüino Barbijo

 

 

He podido leer a través del blog de www.zonacatrastrófica.com, que las especies de pingüinos Barbijo y Adelia están viendo reducidas drásticamente su población. Al parecer la disminución del Krill es la principal causa. El Krill es un crustaceo de aguas frías que sirve de principal alimento a las ballenas, focas, calamares, peces hielo, albatros, pingüinos y alguna otra ave. Podéis leer la entrada del blog aquí.

Atardecer en Berlín

Algo que hago mucho en primavera y verano es ver los atardeceres desde el tejado de mi edificio. Hay que subir hasta el último piso para llegar a a la buardilla y allí subir una escalera de madera que se romperá cualquier día, mover la tapa y acceder al paísaje de tejas y antenas. Y a un bonito skyline que se tiñe de naranja y rojo cuando cae la noche. Además no hay mucha gente que suba por lo que uno puede verlos prácticamente en soledad.

La ruta del viaje

Desde hace un par de meses tengo ya los billetes comprados por lo que ya puedo decir con seguridad dónde va a empezar el viaje y dónde va acabar. Sin embargo no puedo asegurar qué ciudades y lugares van a estar en mi ruta con seguridad ya que allí me moveré principalmente en autobús. Mi billete consiste en los siguientes vuelos:

El viaje empezará propiamente a finales de septiembre del 2012, que es cuando tomaré el avión de Madrid a Buenos Aires. ¿Cuándo acabará? No lo se con certeza. Tengo la vuelta desde Bogotá en febrero del 2012 pero puedo cambiar las fechas por lo que si el dinero me alcanza podré quedarme más tiempo. Yo calculo unos seis o nueve meses de viaje.

La libertad de movimiento que tengo es grande. Tengo dinero y tiempo, pero también es importante que pueda quedarme en algunos sitios por algunas semanas ya que estar en continuo movimiento puede ser muy agotador. Por eso planeo también trabajar como voluntario en granjas ecológicas, en parques naturales o cualquier otra cosa que encuentre. Igualmente tengo algunos contactos y sé que si voy a determinados sitios voy a ser bien acogido y pueden brindarme un buen sitio para descansar. Por eso, aunque que tenga la libertad de decidir a dónde ir y cúando, más o menos tengo una ruta pensada y es la siguiente:

Argentina y Chile

A finales de septiembre volaré a Buenos Aires y tras conocer la ciudad bajaré por la costa atlántica hasta la Tierra de Fuego. De allí empezaré a subir por los Andes hacia el norte pasando por Las Torres del Paine y el Calafate hasta la región de los lagos, donde espero poder trabajar de voluntario en alguna granja. De allí pasaré a Chile (Puerto Montt) y subiré hasta Santiago de Chile. Volveré a cruzar a Argentina y visitaré Mendoza. Desde allí subiré hasta Salta y de nuevo volveré a cruzar a Chile para visitar San Pedro de Atacama.

Bolivia, Perú y Ecuador

Esta es la etapa del viaje que he planeado menos y que dejaré más a la improvisación. De San Pedro de Atacama iré a visitar el salar de Uyuní y de allí me adentraré a Bolivia donde las actividades de aventura son más baratas. Cruzando el lago Titicaca llegaré a Perú donde me gustaría visitar Cuzco, el Machu Pichu y el Colca principalmente. Esto son solamente algunos de los sitios que se pueden visitar en Perú y seguro que pararé en muchos más. En Ecuador no he mirado apenas nada todavía pero imagino que me espera también mucha naturaleza, selva y volcanes.

Colombia y Venezuela

Colombia será el último país que pienso visitar en profundidad. Mi compañera de piso es colombiana y además de poder recomendarme sitios quizás podrá ponerme en contacto con amigos suyos. Me han estado hablando tan bien de Colombia que espero poder pasara aquí mucho tiempo. Me gustaría poder ir hasta el Parque Tayrona en la costa caribeña y trabajar de voluntario allí por algunas semanas. Si todavía tengo dinero es posible que incluso haga un curso de submarinismo. El viaje acabaría en Bogotá desde donde tengo el avión de regreso. Si mis amigos venezolanos todavía están viviendo en Venezuela haré también una escapada no sé todavía si en avión desde Bogotá a Caracas para estar una semana o dos o si iría por tierra una vez esté en la costa caribeña.

En el mapa se puede ver si uno sigue el orden de las letras la ruta que tengo en mente. Es una distancia enorme por lo que voy a visitar todo tipo de climas y estaré a muy diferentes altitudes. Prepararse bien para este viaje marea un poco pero si uno tiene claro las cosas indispensables y si se es flexible, uno no necesita llevarse tantas cosas.


Ver mapa más grande

Pingüino II

pingüino con tripa

Un hospital abandonado en Berlín, Beelitz-Heilstätten

Esta Semana Santa fui con amigos al hospital abandonado de Beelitz-Heilstätten. Ya había ido el año pasado pero el sitio es tan grande que en una sola excursión uno no puede ver todo. Lástima que me dejé la cámara, por suerte tengo fotos de cuando fui la primavera pasada.

A una hora en tren de Berlín, dirección suroeste hay un complejo de unos 60 edificios entre los que se incluían un hospital psiquiátrico y un hospital para tuberculosos. Yo no conozco mucho la historia del lugar. Sólo sé que la URSS tenía el control durante los últimos años incluso hasta depués de la caída del muro. A principios de los años 90 lo abandonaron completamente. Ahora algunos edificios han sido restaurados y funcionan pero todavía queda mucho edificio abandonado y tienen el aspecto que podéis ver en las fotos y en diferentes sitios de Internet. Algunos edificios incluso tienen bosques en el tejado y meterse en uno de ellos es como entrar en una película de terror.

beelitz_heilstaetenbeelitz heilstaeten

beelitz heilstaetenbeelitz heilstaten

beelitz heilstaetenbeelitz heilstaeten

beelitz heilstaetenbeelitz heilstaeten

beelitz heilstaetenbeelitz heilstaetenbeelitz heilstaetenbeelitz heilstaeten