Por fin ha llegado la semana del Fusion, el festival de música que he estado esperando durante tanto tiempo. Y no solamente por todo lo que ofrece el festival, si no por toda la preparación que conlleva, por todos los amigos que vamos (incluse viene un amigo desde Huesca para el festivla) y por el hecho de que en lugar de ir el fin de semana vamos a estar cinco días a partir de mañana. Llegaremos un día antes de que empiece el festival por lo que podremos disfrutar del lago, de la barbacoa y de la acampada antes de que empiecen el ritmo frenético musical.

Foto de Oliver Hiltbrunner, encontrada en Flickr

Al festival fui por primera vez el año pasado y quedé totalmente encantado por no decir fasciando. Es el mejor festival en el que he estado hasta ahora sin duda alguna aunque no tenga mucha experiencia de festivales pero estuvo por ejemplo hace dos años en el Melt, y este le da mil vueltas. Como yo habrá mucha gente que piensa igual, pues tras 15 ediciones del festival las 55.000 entradas se agotan a la semana de sacarlas a la venta (¡en diciembre!). Y es un festival que no hace nada de publicidad, se ha ido popularizando gracias al boca oreja. Las razones por las que me quedé prendado son muchas y podría hacer una lista larga, pero aquí van algunas por las que recomiendo a todo el munod venir a este festival al menos alguna vez:

  • Precio de la entrada: 60 € por cuatro días de festival. Además la acampada está abierta desde antes y hasta varios días después. Por lo que es posible quedarse mucho más tiempo y asistir a las prefiestas y postfiestas espontáneas que se dan en el campamento.
  • Esta localizado en un antiguo aeropuerto soviético, con pistas de aterrizaje y hangares. El recinto es enorme y hay numerosos escenarios y distintas zonas de entretenimiento. Por ello, aunque asista tanta gente no da la sensación de que está a petar y solamente para los grandes conciertos se ve que uno está en un gran festival.
  • Tiene lago en el que bañarse si hace buen tiempo.
  • Aunque la música es principalmente tecno la variedad es grande y hay muchas bandas de otros estilos musicales que a lo mejor incluyen algo de electrónica en sus composiciones.
  • La zona de acampada está dentro del recinto. Quiere decir que si entras no tienes la necesidad de salir como ocurre en la mayoría de los festivales. Uno puede por tanto entrar con toda la comida y bebida que quiera, por lo que no estás obligado a comer y beber siempre a precios prohibitivos como ocurre en muchos otros macrofestivales.
  • Hay agua potable gratis, la comida tiene precios aceptables y es variada además de que sólo hay comida vegetariana. De esto ya tendrían que aprender muchos festivales en España.
  • El festival no para por la mañana, siempre hay música y actividades por lo que uno puede seguir de fiesta todo el tiempo que quiera ni tampoco restringe la fiesta a la tarde noche.
  • La música, las instalaciones de luz, el ambiente, la escenografía… hacen un todo que crea una atmósfera diferente a cualquier otro festival. Pero esto es difícil de describir, hay que vivirlo o verlo. Aquí un video que puede servir de ayuda.

Aún podría citar alguna más pero sería una lista demasiado larga. Cuando vuelva ya podré contar cómo ha ido y subir alguna foto del festival. ¡Hasta entonces a pasarlo muy bien!