San Carlos de Bariloche

Tras el super asado del sábado, el domingo me levanté temprano por la mañana, recogi mi carpa y tras parar en el mercado tomé un bus a Bariloche.

San Carlos de Bariloche y la región se ha visto afectado por una explosión de un volcán que tuvo lugar en junio, y que desde entonces está expulsando ceniza. Los vientos van del Pacífico hacia Argentina por lo que es este país quien sufre las consecuencias. El suelo está lleno de una arenilla gris que es ceniza y según como de el viento la ciudad o el lago Nahuel Huapi se llena de una neblina que tapa el paisaje. Lo normal es que esto no ocurra pero sí que es cierto que si uno mira al norte, hay un manto blanquecino que tapa las montañas.

Ya desde el principio del viaje había oído lo mal que estaba Bariloche y si me paré tanto en El parque de los Alerces y en El Bolsón fue pensando en la posiblidad de que no pararía mucho por aquí. De hecho, los últimos días estaba pensando en pasar de largo e irme directamente a Chile. Pero hice caso a Abdel y Geraldine y probé a quedarme un día. Acabé en el hostel Patanuk que me recomendó Geraldine y quedé encantado con la chica que atendía y la vista al lago Nahuel Huapi. Está a primera línea y se ve el lago y las montañas cuando no hay ceniza desde la sala de estar y el dormitorio.

Me desperté el lunes y hacia calor, sol y no había cenizas. Así que me decidí por hacer el circuito chico en bicicleta, una de las actividades estrella de Bariloche. Se trata de un pequeño circuito por el que se van teniendo diferentes vistas de brazos del lago y algunos cerros de alrededor.

Una foto de la ceniza caída

Después de haber dado la vuelta en bicicleta estuve hablando con el señor de la agencia y me explicó cómo poder hacer la ruta de los siete lagos en bici. En bus es muy caro y no se ve mucho, otra opción es alquilar un coche, para lo cual hay que buscar compañeros.

Volvía al hostel bastatne decidido a empezar la ruta de los siete lagos el miercoles. Estaba un poco indeciso por el tema de la ceniza. Pero hoy martes se ha levantado muchísima ceniza y mientras que ayer se podía ver un precioso paisaje hoy no se prácticamente nada. Es como si el lago estuviera lleno de bruma, pero con 26 grados de temperatura. Otras fuentes me han comentado que no es una gran idea hacerlo en bicicleta, no sólo por si tengo que andar en medio de la nube de ceniza pero que además me voy a tragar toda la que está acumulada en el camino y que levantan los coches. Sin contar con la que habrá en los campings.

Así que al final nada. Tenía ganas de hacer un trecking en bicicleta, pues nunca he hecho uno. Pero habrás más oportunidades en Chile. Así que si al final no hay cambio de planes, mi último día en Bariloche lo emplearé para subir una montaña, qué gran novedad. ¡Y el jueves pondré rumbo Chile!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>