Dos semanas en Santiago

Chris y Peter viven en Las Condes, uno de los barrios más modernos de la ciudad. Su casa está muy cerca de la avenida Apoquindo, donde destacan los rascacielos y edificios de cristal. Durante la semana esta llena de yuppies que salen y entran en sus oficinas. Peter tiene la suerte de trabajar a diez minutos a pie de la casa por lo que lo veo al mediodía cuando viene a comer. A veces, cuando Chris no está haciendo deporte vamos a dar un paseo o nos hacemos compañía en la cocina. Y por las noches de esta última semana, vemos el Open de Australia, del que Chris es tan fan que no le supone ningún esfuerzo levantarse a las 5:30 de la mañana para ver los partidos des sus jugadores favoritos.

A parte de mis paseos por Santiago he ido a algunos conciertos. Entre ellos se incluye una actuación de Dënver, una de las pocas bandas chilenas que conozco, por no decir la única. ¡Y fue justo al lado de la casa de Chris y Peter! Me emocioné mucho cuando supe del concierto aunque luego resultó ser mucho más tranquilo de lo que esperaba y en ese aspecto me decepcionó un poco. Pero hay que decir que era a una hora temprana, como a las ocho de la tarde. Y estaba sponsorizado por Corona. Probablemente a otra hora como más tarde por la noche y en otro lugar, habría resultado más animado. También he salido a bailar y he escuchado un poco de música tecno, pues llevaba tres meses sin pisar ninguna pista de baile y debo reconocer que lo echaba un poco de menos. ¡Cuánto echo de menos a Berlín a veces!

También he probado la comida peruana (sólo había comido una vez en Buenos Aires) y me ha encantado. Los vinos que he probado estaban riquísimos, y he comprobado la gran afición que hay por los vinos aquí. También he ido al cine un par de veces a ver un documental chileno y una película que me ha parecido increíble, Enter the void, aunque no es para todos los gustos ni estómagos.

A parte de Chris y Peter, he conocido a Woody, el profesor de español de Chris. Con el he tenido muy agradables conversaciones, me ha llevado a cenar a buenos restaurantes y me ha hablado mucho de cómo es la vida en Santiago y en Chile. También he conocido a Hernán, en mi expedición nocturna por el barrio Bellavista. Hernán ha resultado ser una persona super simpática y agradable, que me ha causado muy buenas vibraciones. Me ha dado pena conocerlo hacia el final de mi estancia en la ciudad de Santiago, pero vive normalmente en Lima y espero que lo pueda volver a ver cuando pase por allí.

Por la gente que he conocido, he tenido la impresión y la misma gente me lo dice, que Santiago es una ciudad muy segregada. La gente que he conocido son de los barrios de Las Condes o Vitacura, y difícilmente salen de estos barrios. Como mucho Providencia, un barrio entre el centro y los barrios de clase más ricos donde abundan los buenos restaurantes y los cafés. Así que me ha resultado difícil encontrar a gente con la que explorar otras partes de la ciudad como Lastarria o Brasil. Estos barrios me han resultado más interesantes y cercanos a lo que a mi me interesa y me he quedado un poco con las ganas de haberlos conocido más a fondo, o de al menos haber investigado más sus bares. Este aspecto me ha chocado un poco, lo esperaba más de otras ciudades sudamericanas como Lima o Bogotá pero no de un país como Chile.

Huerto urbano en la calle


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>