2012.2

Pingüino XXXIX


Ischigualasto y el Valle de la Luna

Jorge volvía a su casa en San Juan el domingo y se ofreció a llevarme con él. El paisaje desde la carretera fue espectacular, pero lo siento, no hay fotos. Son esos paisajes y momentos que sólo quedarán en mi memoria y en los libros. Jorge además me invitó a pasar la noche en su leer más


Barreal

Tras resolver el problema de cómo llegar a Barreal en el valle de Calingasta, me dirigí al camping municipal del pueblo. Me querían cobrar una burrada por lo que me largué de allí y me fui al hostel, que me cobraba lo mismo que el camping y encima iba a estar mucho más cómodo. No leer más


El camino del Inca

Mi siguiente parada después de Uspallata era Barreal. Hacía esta ruta en base a lo que me había recomendado Mario en El Bolsón, que cruzara a la provincia de San Juan por estos valles por su gran belleza. Desde luego Uspallata era bien bonito y Barreal no se iba a quedar atrás. Sólo había un leer más


Uspallata

Fueron dos semanas las que estuve en Mendoza entre los hostels y la casa de Matías. Me supieron a poco pues realmente me gustó mucho la ciudad. Aunque es una ciudad mucho más grande me recordó bastante a Huesca por el ritmo tranquilo de la gente y por su proximidad a las montañas. Buenos Aires leer más


Pingüino XXXVIII


Mis días de verano

Después de mi escapada al Valle de Uco volví a Mendoza. Hernán había hablado con su amigo Matías y me ofrecieron la posibilidad de quedarme en su casa por unos días. No lo pensé mucho y me quedé en la ciudad. Matías vive en una casa con jardín y piscina en la sexta sección de leer más


El valle de Uco o como ir a ninguna parte

El fin de semana anterior lo pasé muy bien con Hernán y con sus amigos. Hernán me habló de la posibilidad de hacer alguna excursión y pensé entonces en quedarme algunos días más por la zona. Pero tenía ganas de salir de la ciudad así que seguí un consejo que oí y el lunes me leer más


Pingüino XXXVII


El ritmo tranquilo de Mendoza

El martes llegué a Mendoza y llevo ya casi una semana aquí, embargado por el ritmo tranquilo que embarga a los mendozinos en estos días de verano. No he hecho ninguna excursión, ni he ido a ninguna bodega ni he explorado los alrededores todavía. Todavia voy con mucha calma y poco a poco me voy leer más