Sucre

Después de pasar dos días en Potosí, tomamos un bus a Sucre, la antigua capital de Bolivia. Sucre sorprende por la belleza de sus edificios y calles, lo bien cuidada y limpia que está, el ritmo tranquilo de sus gentes y la felicidad que llevan en sus caras.

Nuestro hostal además estaba al lado del mercado. Además de poder comer económicamente encontramos nuestro rincón favorito de todo Sucre, el patio de los batidos. Allí fuimos una vez o dos por día a tomar ¡¡¡gigantes batidos de fruta natural por unos cincuenta céntimos de euro!!!

El resto del tiempo no hicimos gran cosa mas que descansar, pasear y comer.

Una noche fuimos también al teatro Mariscal donde vimos un espectáculo de cuecas tradicionales bolivianas. Hubo partes de baja calidad pero en general la música fue muy buena y cuando bailaron cuecas tradicionales nos quedamos entusiasmados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>