Pingüino mochilero

Relatos de viajes

Menu Close

Tag: bogotá

Ocho meses y medio por Sudamérica

Buenos Aires (Argentina)

Torres del Paine (Chile)

Tierra del Fuego (Argentina)

Glaciar Perito Moreno (Argentina)

El Chaltén (Argentina)

Lago Puelo (Argentina)

El Bolsón (Argentina)

San Carlos de Bariloche (Argentina)

Chiloé (Chile)

Lago Llanquihue (Chile)

Liquiñe (Chile)

Huerquehue (Chile)

Santiago de Chile (Chile)

Valparaíso (Chile)

Uspallata (Argentina)

Barreal (Argenina)

El valle de la luna (Argentina)

Cafayate (Argentina)

Humahuaca (Argentina)

Salar de Uyuni (Bolivia)

Parque Nacional Reserva Núñez Avaroa (Bolivia)

Sucre (Bolivia)

La Paz (Bolivia)

Las pampas de Rurrenabaque (Bolivia)

Isla del Sol (Bolivia)

Arequipa (Perú)

Cañón del Colca (Perú)

Machu Picchu (Perú)

Lima (Perú)

Máncora (Perú)

Ayampe (Ecuador)

Quito (Ecuador)

Medellín (Colombia)

Playa Blanca (Colombia)

Ciudad perdida de Teyuna (Colombia)

Parque Nacional Tayrona (Colombia)

Bogotá (Colombia)

 

 

Adiós Bogotá, adiós Sudamérica

 

El 13 de junio del 2012 Nicola y yo tomamos el avión de Bogotá a Madrid. Un recorrido por gran parte de Sudamérica que había empezado en Buenos Aires llegaba a su fin. Han sido cuatro meses para Nicola y ocho meses y medio para mí totalmente inolvidables. Y aunque aquí he escrito un poco lo que hemos vivido, ha sido imposible poner el palabras el alcance emocional que ha tenido esta experiencia para nosotros. Todo lo que hemos visto, olido, probado, sentido y experimenado sigue estando en nuestro recuerdo y será la razón por la que un día volveremos a este continente que a mi me ha fasciando y tiene tanto que enseñarnos. Muchas gracias de corazón a todos los que nos habéis ayudado y habéis hecho que nuestro viaje haya sido una experiencia inolvidable.

Y para terminar la crónica del viaje, una canción del grupo Calle 13 con un emotivo texto y un video espectacular.

 

Última parada: Bogotá

Volvimos a Santa Marta, disfrutamos de una espléndida langosta al horno con bechamel y nos estábamos subiendo a un bus directo a Bogotá, casi veinte horas de viaje.

Y tras ver como algunos colombianos desayunaban sopa con carne llegamos a esta gran metrópoli que nos ha sorprendido tan gratamente. Ha sido como ese rico caramelo tras una buena comida. Y sin duda han contribuido a ello Sara y su madre que nos han recibido en su casa magníficamente y nos han mostrado su ciudad y su gastronomía. Bogotá, como casi todas las ciudades colombianas se caracteriza por tener una estación del año permanentemente. Medellín es la ciudad de la eterna primavera, en Cali y en el Caribe es siempre verano y en Bogotá es siempre otoño. No hace calor ni hace mucho frío. Siempre hay que ir con una chaquetilla pero ya sabes que no vas a sudar y tampoco que te vas acabar helando al no ser que salgas a las cinco de la mañana.

El tiempo fue breve pero dio para conocer el centro de la ciudad y los barrios más bohemios de La Candelaria y La Magdalena, donde se pueden encontrar cafés y bares modernillos. Se ve que el centro está lleno de estudiantes y por lo tanto también hay lugares en los que comer barato, librerías y mucho ambiente por la calle.

También nos animamos a subir a pie la montaña de Montserrate. Tras una durísima subida de una hora llegamos al mirador desde donde se puede observar toda la ciudad pues esta está rodeada de montañas tanto al oeste como al sur.

Desde allí arriba se podía observar lo grande que es la ciudad y como se extienden los barrios más allá de lo que alcanza la vista.

Los paseos nos dieron la oportunidad de probar las hormigas culeras. Unas hormigas con el culo muy gordo, típicas de Santander que se comen fritas. A mí no me gustaron pero a Nicola le encantaron y al final se comió el todo el paquete.

O para encontrarnos con una grabación de una posible película de época.

Al final nos dio penita no haber podido estar más tiempo en Bogotá, haber probado algo más de su extensa gastronomía como de los tamales o el ajiaco o haber salido un fin de semana de rumba. Sí que pudimos ver un poco la noche, ya que fuimos a una fiesta funky latina donde pudimos comprobar lo bien que bailan los colombianos y que es totalmente cierto que tienen la salsa en la sangre, o nacen con ella o si no yo no me explico como bailaban todos tan bien. Nicola y yo nos animamos un poco al principio a probar pero al final estábamos ya sentados en el sofa mirando atónitos a todo el mundo cada vez que pinchaban algo de salsa.

En todo caso Bogotá nos ha dado la misma impresión que el resto de Colombia, un lugar de gente maravillosa al que nos gustaría volver para poder disfrutar de todas las cosas que esta ciudad y país tienen que ofrecer y que todavía no hemos conocido.

Vuelos a Sudamérica: volar a Buenos Aires y volver desde Bogotá

Cuando ya más o menos tenía pensada mi ruta que explicaba en un post anterior tenía que buscar la mejor manera para volar a Sudamérica y volver a Europa. Sin embargo por mucho que buscaba no encontraba lo que quería. Miraba también en foros y en blogs pero no encontraba nada interesante. Si iba a las páginas de buscadores de vuelos como Rumbo no encontraba información suficiente y tenía bastantes dudas en la cabeza por diferentes motivos:

  • No quería volver a Europa desde la misma ciudad a la que volaba. De hecho quiero acabar el viaje en la otra punta de Sudamérica por lo que los típicos vuelos de ida y vuelta a una ciudad no me servían.
  • Quería poder cambiar la fecha de regreso. Aunque tenga que reservar un avión quiero tener la posibilidad de retrasar la vuelta si consigo que el dinero me de para estar más tiempo.

En cualquier momento es más o menos fácil encontrar ofertas de vuelos, pero estas no me servían porque o bien tenía que ir y volver desde la misma ciudad o no podia cambiar la fecha de vuelta. Principalmente cuando los vuelos están de oferta ya no permiten las cancelaciones o los cambios. Si luego quieres cambiar la fecha ya no puedes tampoco. Si quieres volver desde otra ciudad ya no son vuelos de ida y vuelta son dos vuelos diferentesy al comprarlos solamente de ida ya no resultan tan económicos.

Al final opté por ir a una agencia. Me habían hablado muy bien de Sta Travel y de hecho me atendieron muy bien y me ofrecieron una buena combinación por un buen precio. Permite además comprar vuelos multidestinos y poder cambiar la fecha de varios vuelos que conforman el recorrido, cosa que buscadores de vuelos como eDreams no dejan. Sta Travel está en varios países pero no está en España por lo que no tienen servicio en español. De hecho es bastante famosa en el Reino Unido por las buenas ofertas que hacen a los que son estudiantes. Sin embargo igualmente se puede comprar vuelos por su página web en otros páises, con el problema de que el sitio no estará en castellano, eso sí.

Cuando  me dijeron el precio de los vuelos Berlín – Madrid – Buenos Aires y Bogotá – Madrid – Berlín me quedé un poco tieso porque no esperaba que fuera tan caro. Yo confiaba volar por unos 1.000 €. Sin embargo pregunté a algunos amigos sudamericanos que tengo aquí en Berlín y otros amigos que han viajado bastante alrededor del mundo y todos estuvieron de acuerdo en que era una buena oferta. La chica de la agencia me dijo que me tenía que dar prisa ya que los vuelos hacia Argentina se encarecían con bastante rapidez. Así que al final me decidí y por algo más de 1.000 € pero por algo menos de 1.500 € tengo billetes multidestino con posibilidad de cambiar las fechas.

La emoción que sentí al momento de comprar los billetes fue muy grande. Por fin había hecho el paso, ¡ya no había vuelta atrás!