Pingüino mochilero

Relatos de viajes

Menu Close

Tag: calle 13

Adiós Bogotá, adiós Sudamérica

 

El 13 de junio del 2012 Nicola y yo tomamos el avión de Bogotá a Madrid. Un recorrido por gran parte de Sudamérica que había empezado en Buenos Aires llegaba a su fin. Han sido cuatro meses para Nicola y ocho meses y medio para mí totalmente inolvidables. Y aunque aquí he escrito un poco lo que hemos vivido, ha sido imposible poner el palabras el alcance emocional que ha tenido esta experiencia para nosotros. Todo lo que hemos visto, olido, probado, sentido y experimenado sigue estando en nuestro recuerdo y será la razón por la que un día volveremos a este continente que a mi me ha fasciando y tiene tanto que enseñarnos. Muchas gracias de corazón a todos los que nos habéis ayudado y habéis hecho que nuestro viaje haya sido una experiencia inolvidable.

Y para terminar la crónica del viaje, una canción del grupo Calle 13 con un emotivo texto y un video espectacular.

 

El ritmo tranquilo de Mendoza

El martes llegué a Mendoza y llevo ya casi una semana aquí, embargado por el ritmo tranquilo que embarga a los mendozinos en estos días de verano. No he hecho ninguna excursión, ni he ido a ninguna bodega ni he explorado los alrededores todavía. Todavia voy con mucha calma y poco a poco me voy acostumbrando a la idea de que ya no estoy en Santiago y que debo reactivarme de nuevo. El 5 de febrero debía estar en Salta pero Nicola ha tenido que retrasar su vuelo 20 días, por lo que tengo todavía hasta finales de mes para recorrer la distancia que separa a Mendoza y Salta.

Ha sido llegar la ciudad y el verano puro me ha golpeado en la cara. Hace mucho más calor que en Santiago y el día resulta agobiante. Y es que Mendoza está en medio de un desierto y los viñedos, los parques de la ciudad y los grandes árboles que llenan las avenidas y los paseos son fruto de la buena irrigación que se ha logrado aquí. Está siendo difícil deshacerse de ese ritmo lento que había adquirido durante las últimas tres semanas y me está costando un poco reactivarme.

Durante estos días me he visto arrastrado por la gran vida social del hostel y sus fiestas. He visto que alrededor de los hostels, especialmente los HI hay un ambiente muy parecido a las fiestas erasmus. Es decir mucha gente entre 20 y 23 años, que en su mayoria no hablan español y se dejan arrastrar por las ofertas de copas baratas, se emborrachan y algunos pierden el control. No es que este mal pero ya pase por eso hace muchos anos y no es lo que estoy buscando ahora. Sin embargo la noche en cuestion la pasé con gente estupenda y tengo que decir que al final me divertí un poco aunque la fiesta fuera bastante mierda. Lo que si ha sido un triunfe fue el asado de chivito que organizaron un grupo de chicos de Buenos Aires que estaban en el hostel. La imagen lo dice todo.

Pero la razón por la que he pasado tantos días en Mendoza sin hacer algo en concreto es la gente que conozco aqui. El día es muy caluroso y tampoco apetece hacer muchas cosas al aire libre. Asi que vivo mas la noche en compañía y luego paso la mañana y parte de la tarde como un zombie pues al dormir en habitaciones compartidas siempre me despierto relativamente temprano y necesito echar alguna siesta para recuperarme.

Me he puesto en contacto con Diego, un amigo de Lucas de Buenos Aires que me ha llevado de fiesta con sus amigos y con los cuales me he divertido mucho. Y también he conocido a Hernán, el hermano de mi amiga Malen de Berlín (la misma amiga que me puso en contacto con Lucas, por lo que todo se queda en familia), que justamente está pasando una temporada en su ciudad natal. Ademas de cervecear y descubrir un poco la ciudad, pues el llevaba un buen tiempo sin venir y muchas cosas son muy nuevas para él, me ha llevado de paseo en el viejo citroen CV de su padre por Mendoza y sus alrededores. Simplemente viajar dentro del coche ya es una gozada.

Ya es lunes y es momento de partir y hacer alo más activo. Me voy a Tuyunán, y de allí volveré algunos días a Mendoza para partir finalmente hacia el norte. Y es que la capital de los vinos me ha cautivado realmente.