Pingüino mochilero

Relatos de viajes

Menu Close

Tag: chiloé

Ocho meses y medio por Sudamérica

Buenos Aires (Argentina)

Torres del Paine (Chile)

Tierra del Fuego (Argentina)

Glaciar Perito Moreno (Argentina)

El Chaltén (Argentina)

Lago Puelo (Argentina)

El Bolsón (Argentina)

San Carlos de Bariloche (Argentina)

Chiloé (Chile)

Lago Llanquihue (Chile)

Liquiñe (Chile)

Huerquehue (Chile)

Santiago de Chile (Chile)

Valparaíso (Chile)

Uspallata (Argentina)

Barreal (Argenina)

El valle de la luna (Argentina)

Cafayate (Argentina)

Humahuaca (Argentina)

Salar de Uyuni (Bolivia)

Parque Nacional Reserva Núñez Avaroa (Bolivia)

Sucre (Bolivia)

La Paz (Bolivia)

Las pampas de Rurrenabaque (Bolivia)

Isla del Sol (Bolivia)

Arequipa (Perú)

Cañón del Colca (Perú)

Machu Picchu (Perú)

Lima (Perú)

Máncora (Perú)

Ayampe (Ecuador)

Quito (Ecuador)

Medellín (Colombia)

Playa Blanca (Colombia)

Ciudad perdida de Teyuna (Colombia)

Parque Nacional Tayrona (Colombia)

Bogotá (Colombia)

 

 

Chiloé

La bucólica isla de Chiloé está situada al sur de la región de los lagos chilenos. Aquí el tiempo discurre despacio. La gente no tiene prisa por llegar a los sitios y uno siente que la noción del tiempo es otra. Además, con el verano bien próximo los días son largos y dan para mucho.

El tiempo es variable y puede cambiar de lluvioso a soleado bastante rápido. También puede ser ventoso, sobre todo si uno se acerca a la costa del Pacífico, pero en general el clima es agradable en esta época del año. El paisaje está formado por verdes colinas en las que se cultivan principalmente cereales y papas. También hay muchas ovejas y vacas y los chilotas viven en casitas de madera que recuerdan un estilo norte europeo que salpican las carreteras y caminos que salen de Castro, la atractiva capital de la isla.

En mi recorrido por la isla, he tenido la suerte de poder alojarme en la casa de Manolo y su familia, el tío de Pepe de Punta Arenas. Manolo, además de poseer algunas tierras y animales es un buen esquilador de ovejas. Cabe decir que entre las artesanías hay muchos productos de lana a precios muy buenos si los comparamos con los europeos. Gracias a ellos he probado comidas típicas de Chiloé y Chile, y me han dado de comer sabrosa carne y muy buen pescado.

He podido ver un poco de su día día y cuánto tienen que trabajar. Por suerte viven en un entorno hermoso y tienen muy cerca la playa, que aunque es mar de océano Pacífico uno aún puede bañarse. También disponen de mucho marisco que en algunas ocasiones lo cocinan con carne, en un plato típico que se llama curanto y que tradicionalmente se cocinaba en hoyos en la tierra. Yo lo probé en Ancud, la segunda ciudad de la isla. A algunos les parecerá interesante, a otros no tanto. Juzgad vostros mismos:

Durante los días que pasé en la isla pude desconectar de lo que había estado haciendo anteriormente. Tanta montaña me estaba fatigando las piernas y necesitaba cambiar de actividad. Pude comer pescado y dormir en una buena cama. Tras pasar unos cuatro días en la casa de Manolo puse rumbo norte unos días antes de Navidad. En mi mente estaba pasar la Navidad en Lago Ranco par ir después a Valdivia y Pucón antes de llegar a Santiago. Sin embargo no tenía nada claro dónde ir. Puerto Varas era también una opción y ante tantas opciones me dejé llevar y tomé la decisión justo en el último minuto. ¿A dónde fui finalmente?