Pingüino mochilero

Relatos de viajes

Menu Close

Tag: sudamerica

La vuelta a casa

Ya ha pasado un mes desde que he vuelto y puedo ver con un poco más de perspectiva cómo ha sido mi vuelta a casa. Llegué un fin de semana muy cansado y el trasnochar no me ayudó nada. La primera semana fui un zombie pues no dormía bien y estaba siempre cansado. Así, tras un par de días de fiesta me dediqué a vegetar en casa, disfrutar con la comida y pasar horas delante del ordenador.

Poco a poco me fui acostumbrando a estar de nuevo en Huesca y el fantasma de qué será de mí en los próximos meses apareció con un poco más de fuerza en mi cabeza. Así sin tener ninguna razón para estresarme me he estresado un poco, pero creo que esto ocurre cuando uno no tiene nada que hacer. Es como una reacción del cerebro ante la inactividad y para aliviar la sensación uno busca pequeños quehaceres, nimiedades que a vista de una persona que no tiene mucho que hacer se hacen grandes.

Pero vuelvo a Berlín con mucha energía y muchas ganas de hacer cosas. Aunque no encuentre un trabajo enseguida voy a estar ocupándome con autoformción, estudiando alemán y buscando mi lugar en pequeños proyectos. Todavía queda agosto, un mes en el que si las nubes dan tregua se puede vivir la capital alemana con mucha vitalidad, y luego llegaré a septiembre con las pilas bien cargadas.

***

Antes de partir tenía muchas expectetativas en cuanto al cambio personal que iba a suponer para mí este viaje. Decidí hacerlo en un momento en el que estaba un poco estancado, no sabía para dónde tirar y no podía verme en lo que me gustaría hacer en los próximos años.

En una primera impresión podría decir que no he sufrido grandes cambios, ni en personalidad ni en mis objetivos profesionales. Estos siguen siendo confusos y todavía no tengo claro que quiero ser de mayor. El marketing online es una salida, que aunque es cierto que no me apasiona, es interesante y siempre me va a proporcionar una experiencia y conocimientos que puedo aprovechar en cualquier proyecto que quiera emprender más adelante.

Sin embargo sí que siento que estos meses de andanzas por Sudamérica me han dado más coraje. Más coraje para tirar adelante con cualquier sueño que tenga y para probar aquellas ideas que se me pasen por la cabeza. Confianza en mi mismo para hacer cosas que antes no me sentiría capaz o que achacaba a falta de experiencia y me ha servido para ver que si uno se propone las cosas puede hacerlas. Me he reafirmado en que las experiencias tienen un valor más alto y las materiales menos, y que aunque hay objetos materiales muy bonitos, se puede vivir con poco.

Aparentemente nada ha cambiado mucho. Vuelvo ya a Berlín, a la misma casa. En la ciudad estarán los mismos amigos y me toca buscar un trabajo nuevo (¿alguien sabe de alguno?). Pero yo soy una persona algo distinta, que todavía no sabe lo que quiere hacer, pero cuando lo sepa contará con más entereza para ponerse con ello.

En mis primeras semanas quedé asombrado por las vastas pampas argentinas, hasta que uno no las ve, no se las cree.

Ocho meses y medio por Sudamérica

Buenos Aires (Argentina)

Torres del Paine (Chile)

Tierra del Fuego (Argentina)

Glaciar Perito Moreno (Argentina)

El Chaltén (Argentina)

Lago Puelo (Argentina)

El Bolsón (Argentina)

San Carlos de Bariloche (Argentina)

Chiloé (Chile)

Lago Llanquihue (Chile)

Liquiñe (Chile)

Huerquehue (Chile)

Santiago de Chile (Chile)

Valparaíso (Chile)

Uspallata (Argentina)

Barreal (Argenina)

El valle de la luna (Argentina)

Cafayate (Argentina)

Humahuaca (Argentina)

Salar de Uyuni (Bolivia)

Parque Nacional Reserva Núñez Avaroa (Bolivia)

Sucre (Bolivia)

La Paz (Bolivia)

Las pampas de Rurrenabaque (Bolivia)

Isla del Sol (Bolivia)

Arequipa (Perú)

Cañón del Colca (Perú)

Machu Picchu (Perú)

Lima (Perú)

Máncora (Perú)

Ayampe (Ecuador)

Quito (Ecuador)

Medellín (Colombia)

Playa Blanca (Colombia)

Ciudad perdida de Teyuna (Colombia)

Parque Nacional Tayrona (Colombia)

Bogotá (Colombia)

 

 

¿Qué he puesto en la mochila? (+ lo puesto)

MOCHILA GRANDE
  • Cuatro camisetas: una camiseta de manga larga térmica; dos camisetas de deporte, para que transpiren y se sequen rápido después de lavarla y una de algodón.
  • Tres pantalones: unos largos de montaña desmontables, unos largos de montaña más recios y unos chinos que si hace calor los podré convertir en cortos.
  • Mallas térmicas.
  • Bañador.
  • Dos jerseys polares, de distinto grosor y que me puedo poner uno encima del otro.
  • Chubasquero bueno y cortavientos.
  • Seis pares de calcetines y seis calzoncillos.
  • Botas de trecking.
  • Zapatillas viejas.
  • Chanclas.
  • Neceser con lo mínimo: cepillo, pasta de dientes, champú diminuto y pastilla jabón para el cuerpo y ropa.
  • Toalla de microfibras.
  • Botiquín con mogollón de cosas, dese tiritas y Vetadine a antidiarreicos, antibióticos, antihistamínicos, etc.
  • Saco de dormir.
  • Tiena ultraligera y unipersonal.
  • Bastón de trecking.
  • Frontal.
  • Navaja suiza multiusos.
  • Aguja e hilo.
  • Candados e imperdibles.
  • Cuerda y pinzas.

MOCHILA PEQUEÑA

  • Gafas de sol.
  • Gafas de ver.
  • 2 libretas para apuntar.
  • Guía de viajes.
  • Libro de lectura.
  • Reproductor mp3.
  • Cámara digital compacta.
  • Móvil.
  • Carpetita con papeles y fotocopias.

RIÑONERA

  • Tarjetas de crédito, pesos argentinos y dólares estadounidenses.
  • Pasaporte y libro de vacunas.

 

¡Un montón de cosas! La mochila no está finalizada, todo está encima de la cama y no lo he metido dentro. Realmente no parece mucho lo veré en el útlimo momento así que todavía estoy a tiempo de poner/quitar cosas.

¿Alguna sugerencia?

Las vacunas para Sudamérica

El lunes fui a ponerme las vacunas. No tenía mucha idea de qué tenía que hacerme pero mi padre se había pasado cuando todavía estaba en Berlín por el centro de salud de aquí de Huesca y le habían dicho que ya me informarían de todo y que ya verían ellos cuáles necesito por lo que no me preocupé del tema hasta que llegó el día de mi cita.

Al final estuve como dos horas en el centro de salud. A la enfermera y a la médico les pareció que mi viaje era muy complicado, cuando para mí todo lo contrario: ya haré lo que me de la gana cuando quiera. Pero resulta que según hemos estado mirando los mapas, voy a estar continuamente entrando en zonas sin malaria a zonas de bajo riesgo. Pero claro, yo no sé dónde voy a estar exactamente ni cuanto tiempo, por lo que se estaban poniendo nerviosas. Al final han visto que era imposible hacerme un tratamiento de prevención del paludismo ya que este no se puede tomar durante meses y me han dicho algo así como: “Te hago la receta y si cuando estés en zona de riesgo te sientes mal y no puedes acceder a un médico, ¡tómatelas!”.

Otra cosa que sí me ha preocupado un poco es que no me han podido hacer la vacuna de la rabia por falta de un par de días. Como se da en tres dosis en un perido de 21 días y yo me iba ya en 19 días no me la pueden administrar. Y al parecer es posible que por el altiplano haya unos cuantos perros sueltos. Pero bueno, tiene que ocurrir que me muerda un perro, y que además coincida que tenga la rabia.

Total que me han puesto la vacuna de la fiebre amarilla, la fiebre tifoidea y la hepatitis A. Durante dos días me dolía el brazo izquierdo que no veas y tengo que prepararme por si me dan fiebres estos días. Además tengo que tomarte otra vía oral porque me ha preguntado que si voy a estar expuesto a aguas no embotelladas. Y yo le he dicho, que yo por supuesto voy a intentar evitarlas pero quien sabe lo que va a pasar, a lo mejor compras un zumo y te han puesto agua y ni lo notas o al final uno se cansa de tanta tentación y sucumbe a los puestos de comida callejeros. Así que toma Edukoral para enfermedades que se pasan por la comida y el agua. Chutazo al cuerpo.

Pero también tengo que decir que aunque pueda parecer otra cosa la médico y la enfermera fueron super majas y se portaron muy bien conmigo. Me han informado de varias cosas que no sabía y me han recordado cuándo y dónde debo estar alerta y a darle más importancia de la que yo me pensaba a ciertas prevenciones como a la mosquitera y al repelente de mosquitos. También me han recomendado que cuando me levante mire primero en la zapatillas antes de ponérmelas, ¡no sea que se haya alojado un pequeño roedor y encima tenga la rabia!

¿Miedo a viajar sólo por Sudamérica?

Desde que hace un par de meses hablo con mis amigos y gente cercana sobre el viaje  me preguntan a veces que si tengo miedo de lo que me pueda pasar viajando solo por ahí. Yo entiendo que la gente piensa principalmente en robos o atracos con violencia, que aunque no sean muy comunes existen y principalmente en grandes ciudades. Igualmente desde España se tienen algunos preconceptos especialmente de países como Colombia por ejemplo.

Por supuesto que a veces tengo miedo o algún temor. Sin embargo la mayoría de las ocasiones los temores son otros distintos y pueden ir de los más estúpidos a otros más serios. A veces me preocupo por si seré capaz de afrontar la vergüenza que a veces me impide socializarme tanto como quisiera y otras por ejemplo me pregunto qué haré si pierdo o me roban todas las tarjegas de crédito que lleve conmigo.

Soy muy consciente de que hay riesgos y de que hay que ser cauteloso. Por suerte esto de los blogs no es nada nuevo y hay mucha gente que como yo ha escrito o está escribiendo todos sus viajes y lo publica en Internet. Esta ha sido una de las mejores fuentes de información para hacerme una idea cómo es el viajar sólo, lo que me puedo esperar, algunas precauciones a tomar y cuáles son los riesgos que existen.

Algunos amigos y mi familia claro está temen que me pase algo. Pero la mayor probabilidad está en que a uno le roben el dinero, tarjetas, pertenencias, etc. con las incómodas conseuencias que ello conlleva. Pero es un riesgo inevitable y que hay que correr si uno quiere ver mundo, o eso es lo que pienso yo.

Al margen de esto, mis temores o preocupaciones son internos y están en mi cabeza más que allí afuera. Nunca he viajado sólo y nunca he viajado fuera de Europa. La mayor parte del tiempo pienso en este viaje con mucha ilusión y ganas, pero a veces no puedo evitar preguntarme cosas como: ¿y si me doy cuenta de que no estoy a gusto viajando sólo? ¿y si tras dos o tres meses estoy hasta el moño y quiero volver? ¿tanto tiempo esperando y tanto dinero ahorrado al final para nada? ¿y si enfermo o tengo un accidente y tengo que volver antes de lo que quisiera? En fin, temores y dudas del principiante.

Vuelos a Sudamérica: volar a Buenos Aires y volver desde Bogotá

Cuando ya más o menos tenía pensada mi ruta que explicaba en un post anterior tenía que buscar la mejor manera para volar a Sudamérica y volver a Europa. Sin embargo por mucho que buscaba no encontraba lo que quería. Miraba también en foros y en blogs pero no encontraba nada interesante. Si iba a las páginas de buscadores de vuelos como Rumbo no encontraba información suficiente y tenía bastantes dudas en la cabeza por diferentes motivos:

  • No quería volver a Europa desde la misma ciudad a la que volaba. De hecho quiero acabar el viaje en la otra punta de Sudamérica por lo que los típicos vuelos de ida y vuelta a una ciudad no me servían.
  • Quería poder cambiar la fecha de regreso. Aunque tenga que reservar un avión quiero tener la posibilidad de retrasar la vuelta si consigo que el dinero me de para estar más tiempo.

En cualquier momento es más o menos fácil encontrar ofertas de vuelos, pero estas no me servían porque o bien tenía que ir y volver desde la misma ciudad o no podia cambiar la fecha de vuelta. Principalmente cuando los vuelos están de oferta ya no permiten las cancelaciones o los cambios. Si luego quieres cambiar la fecha ya no puedes tampoco. Si quieres volver desde otra ciudad ya no son vuelos de ida y vuelta son dos vuelos diferentesy al comprarlos solamente de ida ya no resultan tan económicos.

Al final opté por ir a una agencia. Me habían hablado muy bien de Sta Travel y de hecho me atendieron muy bien y me ofrecieron una buena combinación por un buen precio. Permite además comprar vuelos multidestinos y poder cambiar la fecha de varios vuelos que conforman el recorrido, cosa que buscadores de vuelos como eDreams no dejan. Sta Travel está en varios países pero no está en España por lo que no tienen servicio en español. De hecho es bastante famosa en el Reino Unido por las buenas ofertas que hacen a los que son estudiantes. Sin embargo igualmente se puede comprar vuelos por su página web en otros páises, con el problema de que el sitio no estará en castellano, eso sí.

Cuando  me dijeron el precio de los vuelos Berlín – Madrid – Buenos Aires y Bogotá – Madrid – Berlín me quedé un poco tieso porque no esperaba que fuera tan caro. Yo confiaba volar por unos 1.000 €. Sin embargo pregunté a algunos amigos sudamericanos que tengo aquí en Berlín y otros amigos que han viajado bastante alrededor del mundo y todos estuvieron de acuerdo en que era una buena oferta. La chica de la agencia me dijo que me tenía que dar prisa ya que los vuelos hacia Argentina se encarecían con bastante rapidez. Así que al final me decidí y por algo más de 1.000 € pero por algo menos de 1.500 € tengo billetes multidestino con posibilidad de cambiar las fechas.

La emoción que sentí al momento de comprar los billetes fue muy grande. Por fin había hecho el paso, ¡ya no había vuelta atrás!